La negociación bancaria sirve para solucionar cualquier conflicto con la entidad financiera sacando un beneficio de ello para nuestro cliente. Éste es siempre claro y cuantificable.

Para ello es fundamental contar en nuestro equipo con economistas y abogados, además de exbancarios.

Informes R10

Tenemos dos virtudes que nos hacen ser muy eficaces en estos procesos:

Contamos con una larga experiencia cerrando muchas operaciones.

Somos gente que hemos estado “al otro lado de la mesa” durante muchos años y nos conocemos muy bien todas sus “armas de negociación”.

Nuestra clave es tener claro que lo que se pretende es RESOLVER CONFLICTOS, no generarlos!
Gracias a la multifuncionalidad del equipo de nuestra consultoría existe la posibilidad, en casos que realmente sea necesario, de negociar haciendo fuerza por la vía judicial. Aun así, tenemos claro que lo ideal son los arreglos extrajudiciales.

Cada negociación es diferente bien sea por las características de nuestro, de la entidad financiera o por la cuestión que se negocie.

En base a esto cada negociación debe cumplir con unas etapas claras:

Etapa previa a la negociación: aquí deberemos tener claro qué negociaremos, para quien negociaremos, los objetivos que queremos conseguir, así como qué estrategia utilizaremos.

Etapa de negociación (seguiremos el plan establecido)

Etapa de cierre del acuerdo (firmando lo que sea, si es preciso)

Etapa de seguimiento de los pactos tanto por parte de la empresa cliente como de la entidad financiera.

Las entidades financieras estan en un momento de muchos cambios y cada entidad tiene su casuística particular. Los movimientos y los cambios de políticas internas son muy rápidos y debemos saber bien con quien negociamos y hasta dónde puede llegar. En esto en RATING10 somos líderes y nos adelantamos a ellos siempre.

Nosotros creemos que todo lo que es racional y tiene sentido, es negociable (cláusulas hipotecarias, daciones en pago, refinanciaciones,…).

LOS 10 MANDAMIENTOS DE LA NEGOCIACIÓN BANCARIA:

No trabaje nunca con una sola entidad financiera. Tampoco con demasiadas.

Las entidades financieras no ayudan a nadie, buscan beneficio.

El verdadero cliente de una entidad es el usuario de crédito y servicios. De ahí obtienen los mayores importes.

Para una entidad financiera, cada acreditado es un moroso en potencia.

El pasado no constituye una garantía.

No confiar la solución de una mala gestión a la obtención de un crédito. Rara vez da resultado.

Plantee las operaciones con total transparencia. A medio y largo plazo es la única forma de operar.

No base nunca una negociación sobre datos falsos. La banca dispone de una amplia base de información.

La obtención de una facilidad crediticia es un éxito en una negociación, no una victoria sobre nadie.

No hay peor negociación que la no intentada. Todo es negociable, al menos inténtelo.